La esquina del Monifato (65 X 42)

Por los años de 1815 a 1816 se colocó en la glorieta del Oeste, a expensas del teniente de gobernador y auditor de guerra Lic. D. Juan López Gavilán, una estatua de piedra de sillería del rey D. Fernando VII, pero a pesar de la verja de fierro que tenía, una noche, después de restablecida la constitución española a 11 de mayo de 1820, fue asaltada, habiendo amanecido el monarca con un sombrero de vaquero en la cabeza, una cuerda al cuello y un plátano en la mano en lugar de cetro. Practicaronse diligencias judiciales sobre el particular, y aun fueron reducidas a prisión algunas personas por sospechas, más o menos fundadas, pero nada se descubrió, y al fin hubo que sobreseer en la causa.[1]

Los sucesos descritos por Gerónimo Castillo en 1866, tuvieron lugar en medio de un clima de efervescencia política entre liberales y rutineros o conservadores; los primeros abogaban por el restablecimiento de la Constitución de Cádiz, mientras que los segundos por el absolutismo español. Ningún autor o fuente refiere en que momento la escultura llegó a la esquina de las 65 con 42 otrora salida a Izamal. Desde hace ya algunas décadas la figura original se trasladó al Museo de la Ciudad de Mérida para garantizar su conservación y en su lugar se colocó una replica. Aunque existe la leyenda de una posible triangulación entre los escultores y los liberales, quizá el aspecto poco favorecedor del monarca se deba a lo limitado del arte escultórico en la península, pues difícilmente las autoridades hubiesen permitido la colocación de una escultura que perse ridiculizara al monarca. Esculturas que pretenden rendir homenaje a algún personaje y que resultan de poca gracia y manufactura son cuestiones aún de nuestro tiempo.

Fernando VII «El Deseado» o «El Rey Felón» reinó entre 1808 y 1833 es de los monarcas españoles de peor memoria, ya sea por la oposición que manifestó a la Constitución de Cádiz trazada durante su abdicación en favor de Napoleón, o la simpatía que sintió hacia este mientras que el pueblo español luchaba por la causa de su retorno al trono.

[1] Castillo, Gerónimo. (1866). Diccionario Histórico y Monumental de Yucatán. Mérida: Yucatán.

 1,092 total views

¡Comparte esta nota!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

error: Content is protected !!