La Semana Santa de 1855

*La fotografía que ilustra esta nota fue capturada un viernes santo alrededor de 1860, procesión con destino al templo de Jesús María en la calle 59 entre 62 y 64

________________________________________

La función del jueves santo en la catedral fue magnifica, verificando con toda pompa y solemnidad S.E.I. el prelado de esta Diócesis la consagración de los santos oleos. Asistieron a ella todas las autoridades y corporaciones, presididas y por Excmo. Sr. Gobernador y comandante general, acompañado de sus secretarios, de los jefes y oficiales del ejercito de esta guarnición, de los principales funcionarios del ramo de justicia y de hacienda y de los ayudantes de su persona, quien cumpliendo con el precepto de la iglesia recibió la sagrada comunión.

Con el mismo acompañamiento y escoltado por una compañía del 7° de línea, vestida de gala, anduvo S.E. por la tarde las estaciones; concurriendo también el viernes santo por la mañana en la misma forma que el día anterior a la función solmene de tabla de catedral y por la tarde a la procesión del santo entierro del Jesús detrás de la cual marcho toda la tropa franca de las dos armas de caballería e infantería.

Hubo este año mucho esmero en los monumentos de las iglesias, no dejando nada que desear el del Sagrario de la catedral, el de la parroquia de Santiago, el de la iglesia de las RR. Madres Religiosas y el de la capilla de San Juan de Dios.

Este último ha ido progresando de año en año, siendo de notar que no siendo San Juan de Dios parroquia ni hijuela de ella, ni estando afectas por los fundadores a otras cargas que al culto ordinario y a algunas misas las cantidades destinadas al sostenimiento de dicha capilla, el culto divino que se hace en ella el jueves santo es debido al religioso celo de su digno capellán el Sr. D Miguel Camejo, contribuyendo para efectuarlo con la brillantes que se ha visto la piedad de algunas personas del suburbio de San Cristóbal, hombres honrados, de conveniencias y prestigio, que unidos al Sr. D. Silverio Tur dan de su bolsillo y piden a otros anualmente para aquel católico y piadoso objeto algunos reales que ayudan para poder realizarlo, pues a nosotros nos consta que una parte no pequeña de los gastos la hace el capellán.

Los deseos de aquellos deben haber quedado completamente satisfechos en esta Semana Santa, pues ha llamado mucho la atención el preciso monumento de San Juan de Dios adornado con el mayor gusto, habiendo sido visitado de día y de noche por toda la gente que ha andado las estaciones.

Una novedad ha presentado la Semana Santa de Mérida en este año, la procesión del Santo Sepulcro de la parroquia de Santiago costeada por el vecindario, la cual estuvo muy lucida.

Dos relojes robados de un mismo modo. El viernes santo fueron extraídos de las bolsas de sus respectivos dueños con la mayor sutileza, uno por la mañana y otro por la noche en las procesiones de dicho día. Que los que compren relojes en estos días vean lo que compran.

El Regenerador 1855-04-09

Periódico Oficial del Estado de Yucatán. El Regenerador 1855-04-09

Hasta la aplicación de las Leyes de Reforma, publicadas en 1857 y en Yucatán puestas en marcha hasta 1867 con el triunfo de la República sobre el Impero, la iglesia tenía un papel central en la vida cotidiana.

¡Comparte esta nota!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

error: Content is protected !!