De San Cosme a la García Gineres

La García Gíneres proporciona al observador inesperadas estampas que le convierten en un sitio distintivo de Mérida. Cautivan la mirada las bellas casonas y los grandes jardines que las rodean.

San Cosme fue el nombre con el que se le conoció a esta colonia durante buena parte del siglo pasado, esto por haber sido fundada en los terrenos de aquella finca, la cual era cercana a la de Tanlúm. Aquel nombre ha quedado casi perdido en el imaginario del meridano para ser sustituido por el de García Gineres, apellidos de don Joaquín; fundador y principal promotor de aquel desarrollo urbano.

Este viernes se presentó en la Biblioteca Yucatanense el libro «Memorias de un sacosmeco» de Juan Schirp Milke, cuya revisión de textos estuvo a cargo de la Dra. Alma Durán-Merk y la Dra. Laura Machuca Gallegos.

El libro es un recorrido por las vivencias de don Juan Schirp como vecino de la entonces llamada colonia San Cosme; narra las historias de las familias y la vida cotidiana, de cómo socializaban, y las formas de entretenimiento que dominaban la atención de quienes vivieron en aquel rumbo principalmente entre los años treinta y sesenta del siglo pasado.

Don Juan Schrip actualmente tiene 92 años, nació en Mérida el 11 de septiembre de 1925 es hijo del inmigrante alemán Wilhelm Schrip, cuyo archivo fotográfico ha sido motivo de importantes estudios,  mismos que llevaron a las investigadoras Alma Duran y Laura Machuca a interesarse también en la vida de los descendientes de Wilhelm.

En sus memorias Schrip describe la multiculturalidad en la que creció conviviendo con yucatecos e inmigrantes de varias nacionalidades, principalmente alemanes que habían hecho de San Cosme su morada tanto así que era conocida como la colonia de los alemanes.  Por aquellos años los terrenos estaban a buen precio,  podían verse en la colonia a familias de diferentes estratos socio económicos, casas sencillas coexistiendo con grandes casonas.

Entre los pasajes que más llaman la atención son los que describen el lago que existió en donde hoy se encuentra la concha acústica del Parque de las Américas, la narración del primer boliche que hubo en la ciudad y que fue para disfrute de los sacosmecos, las hortalizas que pertenecían a los chinos que habitaban el rumbo, los viajes en guaguas hasta la Plaza Grande, una visita a la hoy extinta Biblioteca Carlos R. Menéndez y el béisbol que animaba a los jóvenes del rumbo.

El libro fue presentado por la Dra. Alma Durán-Merk, el abogado Felipe Escalante Ceballos y el cronista deportivo Carlos Castillo Barrio, moderando la mesa el Lic. Gaspar Gómez Chacón.

 

 300 total views

¡Comparte esta nota!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

error: Content is protected !!